¿INFLUYE LA DIABETES EN LA CAÍDA DEL CABELLO?

Azúcar y diabetes

La diabetes es una de las enfermedades crónicas más comunes en el mundo. Anteriormente, se asociaba a personas de edad avanzada, pero en los últimos años se han encontrado pacientes cada vez más jóvenes con niveles elevados de glucosa en sangre, resistencia a la insulina y una serie de síntomas, entre los que se encuentra la caída del cabello.

A continuación, te explicamos la relación entre la diabetes y la caída del cabello, acompáñanos a leer.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica, en la que el organismo humano no gestiona correctamente los niveles de glucosa. En condiciones normales, los alimentos que consumimos se convierten en glucosa (que de forma coloquial se le dice azúcar) que nos da energía; el páncreas es el órgano encargado de producir insulina, una hormona que controla esa energía que se usa para que realicemos nuestras actividades diarias. La energía, o glucosa, que no se usa es almacenada en forma de grasa.

Las personas que consumen un exceso de azúcares que no son utilizados como energía, comienzan a experimentar picos de glucosa, que provocan que las células dejen de responder a la insulina, lo que puede derivar condiciones como la resistencia a la insulina en las primeras etapas, que se caracteriza por el ennegrecimiento de los pliegues de cuello y axilas, pérdida de visión, mareos, vértigo, caída de cabello, entre otras.

Lamentablemente, la diabetes suele presentarse en compañía de otras condiciones, como los niveles elevados de colesterol y triglicéridos debido a la alimentación rica en grasas y azúcares, los cuales van provocando obstrucciones en las arterias que dificultan la circulación de sangre y ralentizan la llegada de nutrientes al torrente sanguíneo de la cabeza, por lo que el crecimiento de los folículos capilares se ven afectados.

Caída de cabello por problemas circulatorios

La afectación en la circulación de sangre a los capilares de la cabeza puede causar, por un lado, que se retrasen las fases de crecimiento del folículo y del cabello, haciendo que la fase telógena sea más evidente y acelerada. Por otro lado, la mala circulación también dificulta la llegada de nutrientes, de modo que el cabello puede lucir seco, dañado, sin vida, quebradizo y ralo.

En una persona sana, el cabello suele crecer alrededor de dos centímetros al mes. Pero, una persona con diabetes puede tardar más tiempo en notar que su cabello crece, y llegar a ver huecos sin cabello en su cabeza si los folículos permanecen mucho tiempo en fase de reposo y, además, no son reemplazados a la misma velocidad en que se caen.

Estos mismos problemas circulatorios provocan que el cabello que crece sea de menor grosor y más débil que lo normal, antes de que se presentaran los primeros signos de la resistencia a la insulina.

Caída de cabello por desequilibrios en la glucosa

Cuando el organismo recibe un exceso de glucosa suele tener alteraciones en el sistema inmunológico, que es más propenso a las infecciones bacterianas y fúngicas en todo el cuerpo, y el cuero cabelludo no es la excepción.

El cuero cabelludo, igual que la piel de todo el cuerpo, puede sufrir alteraciones por un exceso de azúcares, como deshidratación, exceso de grasa capilar o seborrea. Y si añadimos los problemas circulatorios, que dificultan el aporte de nutrientes, el resultado es un cabello con puntas secas y raíces grasas, con una caída acelerada, o bien, afectado por caspa o dermatitis seborreica.

Injerto de cabello procedimiento

¿Qué puedo hacer?

Si padeces diabetes y sufres de caída del cabello, lo primero que debes hacer es acudir con el médico y controlar tus niveles de glucosa en sangre. Tu organismo prioriza otras partes del cuerpo antes que tu cabello, sin embargo, al controlar los niveles de glucosa e insulina, el cambio en tu cabello vendrá desde el interior, ya que mejorará el riego sanguíneo, tu sistema inmunológico y el aporte de nutrientes para que tu cabello crezca y se fortalezca.

Además de consumir el medicamento recomendado, la alimentación y el ejercicio son clave tanto para el tratamiento de la diabetes, como para mejorar la salud capilar. Al reemplazar el exceso de azúcares por vegetales, proteínas, grasas saludables y frutas, tu cabello recibirá nutrientes de gran valor, por lo que tu cabello puede lucir aún mejor que antes.

¿La metformina daña el cabello?

La metformina o clorhidrato de metformina es el medicamento más utilizado para la hiperglucemia. En ocasiones, los médicos recomiendan este fármaco en combinación con otros para controlar los niveles de glucosa en sangre, como la sitagliptina, o la glibenclamida.

Muchos pacientes han reportado experimentar pérdida de cabello en la cabeza, cejas, barba y pestañas tras consumir su medicación, sin embargo, hay poca evidencia científica de que los antidiabéticos causen la caída de cabello, sino que se asocia a las consecuencias de la diabetes.

Otros factores que contribuyen a la caída del cabello en personas con diabetes

  • Estrés
  • Insomnio
  • Trastornos hormonales
  • Hipotiroidismo
  • Síndrome de ovario poliquístico

Acude con tu médico para mantener tus niveles de glucosa bajo control, y si el daño provocado en tu cabello es irreversible y no notas mejora aún después de haber controlado la diabetes, agenda tu cita de valoración en Hairfix, donde encontrarás especialistas en implante capilar para que recuperes la apariencia y salud de tu cabello.

Hairfix Medical Team

Hairfix Medical Team

Hairfix es una Clínica de Injerto Capilar en Tijuana, México, que ofrece soluciones preventivas y correctivas para la pérdida de cabello en NewCity Medical Plaza, el complejo de turismo médico más importante de Latinoamérica.

Solicitar llamada